Inicio > Revista Gerencia de Riesgos y Seguros > Entrevistas > “Perú es sin duda uno de los países más atractivos en cuanto a oportunidades de inversión en sectores estratégicos como la minería, la infraestructura, la energía o la agroindustria”

Imagen Perú

“Perú es sin duda uno de los países más atractivos en cuanto a oportunidades de inversión en sectores estratégicos como la minería, la infraestructura, la energía o la agroindustria”

Como explica Aurelia Ramírez Quiroz, Gerente de la Cámara de Comercio de Perú en España, la inversión es un componente fundamental del desarrollo económico del país, ya que representa alrededor de una cuarta parte de PIB anual. Aunque el impacto de la pandemia afectó estas cifras, como en el resto del mundo, el país está logrando fraguar una recuperación firme que podría llevarle a niveles anteriores a la pandemia a finales de este 2022.

¿Podría hacernos una breve semblanza de cómo fue el impacto de la pandemia en el país? ¿Cómo está siendo la recuperación?

Al igual que en otros países, generó pérdidas graves en la economía, añadido a un elemento político caracterizado por la incertidumbre. La pandemia golpeó los grandes motores de la economía: Inversión Pública, Inversión Privada -cayó cerca del 27%-, Exportaciones -se redujeron un 13% a pesar de la mejora del precio de los minerales y del sólido crecimiento del sector agroexportador- y Consumo Interno. Por otro lado el déficit fiscal se multiplicó por cinco y, por primera vez en las últimas décadas, Perú se sobre endeudó.

 Esto generó una recesión de 11.2%, comparable solo con la de 1880 (Guerra con Chile). En América Latina fuimos la segunda economía de mayor recesión, solo superada por Venezuela (25%). Se ocasionó una triple crisis: sanitaria, económica y política. Se visibilizaron nuestras debilidades y se aprendieron, esperemos, lecciones importantes.

 Sin embargo, la fortaleza del sistema financiero y las medidas implementadas permitieron mitigar los riesgos macroeconómicos ocasionados por la crisis sanitaria. Para evitar la ruptura de la cadena de pagos, el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) redujo la tasa política monetaria a su nivel mínimo histórico. En 2021, el PIB real rebotó fuertemente y creció un 13 %, volviendo a su nivel anterior a la pandemia. Este crecimiento fue impulsado por la recuperación de la demanda interna y las exportaciones, la flexibilización de las restricciones de movilidad, una ejecución acelerada de las obras públicas y la reanudación de proyectos de inversión privada.

 ¿Cómo ha afectado a la entrada de inversión? ¿Cuál es la situación actual y de dónde se partía?

La inversión es un componente importante del PIB peruano. De acuerdo con cifras del BCRP, representa alrededor de un cuarto en cada año de la presente década, por lo que se trata del segundo componente más importante después del consumo privado. La inversión privada dinamiza la economía, pues su mayor flujo aumenta los niveles de empleo e impulsa el consumo; por ende, su comportamiento tiene impacto en el crecimiento económico y el bienestar social. 

En particular, la inversión privada representa casi el 80% de la inversión bruta fija desde hace 10 años, según cifras del BCRP. Sin embargo, debido a la pandemia, esta retrocedió un 13.4% en 2020 con respecto a 2019, aunque se espera que este resultado se revierta en los años posteriores gracias a la recuperación económica.

En ese sentido es importante brindar condiciones óptimas para seguir atrayendo IED, ya que de esta depende el crecimiento de la economía. La inversión privada es más que relevante para garantizar la reactivación económica, sobre todo partiendo de un escenario post pandemia.

¿Cuáles son los principales incentivos que ofrece Perú para la atracción de inversión extranjera?

En las últimas dos décadas, el Perú se ha consolidado como un destino atractivo para las inversiones extranjeras. Se posiciona gracias a la política de apertura comercial desarrollada hasta la fecha, es miembro de la Organización Mundial de Comercio, del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, de la Comunidad Andina y tiene más de veinte comerciales vigentes, cuatro por entrar en vigor y seis en negociación.

 Es evidente que para atraer IED es necesario un marco normativo que otorgue garantías mínimas. De esta manera, el Perú reconoce un tratamiento igualitario a las inversiones nacionales como extranjeras, siendo esta una garantía establecida en la Constitución.

 “Perú es sin duda uno de los países más atractivos en cuanto a oportunidades de inversión en sectores estratégicos como la minería, la infraestructura, la energía o la agroindustria”

 ¿Podría hablarnos de ese marco normativo?

El DL N.º 662 reconoce a los inversionistas extranjeros la garantía de poder transferir libremente al exterior y sin ninguna autorización gubernamental, previo pago de los impuestos, el integro de sus capitales, así como los dividendos o las utilidades netas provenientes de su inversión en el país. De manera adicional a las disposiciones del ordenamiento interno, el Estado ha ratificado acuerdos internacionales con la finalidad de dar mayor seguridad a las inversiones extranjeras. Sin duda alguna, el más importante de estos acuerdos, es el Convenio de Washington y la sujeción del Estado peruano al Centro Internacional de Arreglo de Controversias Relativas a Inversiones (CIADI).

De forma complementaria, el Perú ha suscrito diversos tratados bilaterales de inversión, tanto con países de su región (Argentina, Chile, Colombia, entre otros) como de otros continentes (Alemania, Francia, Reino Unido, China, entre otros). En esa línea, es importante hacer mención del BIT suscrito por Perú y España (1994), el cual establece que las partes garantizarán en su territorio un tratamiento justo y equitativo a las inversiones de la otra parte contratante.

Dichos instrumentos internacionales complementan las garantías internas. Una estabilidad jurídica que ha hecho que sea considerado uno de los países emergentes y más atractivos para invertir en Latam, sustentada en la solvencia fiscal, en las reservas internacionales netas, en un eficiente manejo económico y regulatorio y un excelente desempeño en los mercados internacionales.

 “España es un socio preferente, existe un compromiso y vocación de permanencia de las empresas españolas en el mercado peruano en sectores clave como las telecomunicaciones, infraestructura, la energía o agroindustria.”

¿De dónde proceden las principales inyecciones de capital?

Desde hace más de cuatro décadas, el Perú recibe importantes flujos de IED debido su integración comercial con distintas economías del mundo.  Respecto de su evolución y composición, la IED, entre los años 2010 y 2020, acumuló US$86,306 millones, lo que muestra el atractivo del Perú tanto para las inversiones de empresas extranjeras como para las locales, que en los últimos años han promovido inversiones en múltiples sectores del país, generando empleo.

 Así, en la década en mención, el año donde se realizó el mayor desembolso fue en 2012, con US$13,622 millones. Mientras que en el 2020, año en el que nos golpeó la crisis provocada por la pandemia, la inversión extranjera directa registró los US$3,141 millones, lo que significó un retroceso de 64.7% respecto a 2019.

 Según los indicadores oficiales y privados, entre los países con mayor desembolso en IED están España, Reino Unido, Chile, Estados Unidos y Países Bajos.

 “La agencia oficial de promoción de inversiones tiene en cartera diversos proyectos. Destacan el Anillo Vial Periférico (con un valor de 1.965 millones de dólares), el Parque Industrial de Ancón (750 millones de dólares), las Obras de Cabecera y Conducción para el Abastecimiento de Agua Potable en Lima (480 millones de dólares) y dos nuevos Centros Hospitalarios de Essalud en Piura y Chimbote (286 millones de dólares).”

¿Cuáles son los sectores de interés en la actualidad?

Perú es sin duda uno de los países más atractivos en cuanto a oportunidades de inversión en sectores estratégicos como la minería, la infraestructura, la energía o la agroindustria. Existen proyectos en marcha y compromisos de inversión con presencia extranjera para hasta el 2025 en los sectores de minería por US$ 58.092 millones, transporte (US$ 13.684 millones), electricidad (US$ 8.358 millones) e hidrocarburos por US$ 5.110 millones.

 Sumados a ellos tenemos inversiones en los sectores de innovación tecnológica, comunicaciones, turismo, gastronomía y servicios. En general, el país es sumamente atractivo en prácticamente todos los sectores productivos.

 ¿Puede hablarnos de los proyectos en ciernes o en marcha que están dinamizando la inversión?

La agencia oficial de promoción de inversiones tiene en cartera diversos proyectos. Destacan el Anillo Vial Periférico (con un valor de 1.965 millones de dólares), el Parque Industrial de Ancón (750 millones de dólares), las Obras de Cabecera y Conducción para el Abastecimiento de Agua Potable en Lima (480 millones de dólares) y dos nuevos Centros Hospitalarios de Essalud en Piura y Chimbote (286 millones de dólares). También existen otros planes en el ámbito vial, de agua y saneamiento, telecomunicaciones, transmisión eléctrica y educación, como la construcción de colegios de alto rendimiento.

 La construcción ha sido señalada como uno de los sectores que impulsarán la recuperación económica del país, ¿podría hacernos una valoración del potencial de infraestructura y obra vial del país?

El Perú ha implementado diversos mecanismos para la promoción de inversiones en estos sectores, tales como las Asociaciones Público-Privadas, el mecanismo de Obras por Impuestos y, más recientemente, los Acuerdos Gobierno a Gobierno, que tienen como característica común el propósito de promover y fomentar la participación de inversionistas internacionales y locales en proyectos de infraestructura, con los que la región puede beneficiarse de la experiencia de otros países en la ejecución de proyectos de gran envergadura y complejidad. Además, cuenta con el respaldo de un Estado extranjero con reconocidos niveles de transparencia, de manera que se completa la obra contratada en términos de tiempo y calidad. 

 El Plan Nacional de Infraestructuras (2019) define una visión y objetivos para el cierre de brechas en infraestructura por parte del Estado peruano, para ello se han priorizado 52 proyectos. En total, suman una inversión aproximada de US$30 mil millones de dólares. De estos, casi la mitad se encuentran, actualmente, en etapa de ejecución contractual, y muchos de ellos con retrasos en las inversiones. Mientras tanto, la otra mitad está pendiente de ser adjudicada y/o en diferentes fases del proceso de licitación. Cabe resaltar que el 60% se ejecutarán a través de una APP. Cumplir el cronograma de adjudicaciones de los nuevos proyectos anunciados, como país, tanto a inversionistas nacionales e internacionales también contribuirá con el impulso de la reactivación económica. 

 ¿Cómo contribuye en particular la inversión española a la economía peruana?

España es un socio preferente, existe un compromiso y vocación de permanencia de las empresas españolas en el mercado peruano en sectores clave como las telecomunicaciones, infraestructura, la energía o agroindustria. Con relación a la IED España ha sido el primer inversor en Perú, seguido de Reino Unido, EE. UU. y Chile, en los últimos años China está tomando un papel relevante.

 Perú es actualmente el quinto país de destino de la inversión española en Latam en términos del stock de IED acumulada por un valor aproximado de 4.600M€.   Es de resaltar el potencial y competitividad de las empresas españolas en los sectores en mención, tanto las grandes como las PYMES. A la fecha hay más de 800 empresas españolas instaladas en Perú, que son buena muestra del compromiso que tienen en ser parte activa de la modernización de la economía peruana y de la creación de empleo, generando más de 450.000 puestos de trabajo directos e indirectos en el país.

 ¿Cuáles son las perspectivas de actividad económica en el país?  

Para el cierre de 2022 se proyecta que la economía peruana continuará recuperándose, se espera un crecimiento del 2.5% del PIB, impulsado por la recuperación de la demanda interna y las exportaciones. Por otro lado, se espera que el déficit fiscal disminuya al 3,5% para fin de año, en línea con las metas fiscales.

Se proyecta que el crecimiento económico regresará a los niveles prepandemia, a un ritmo de aproximadamente 3% por año, pues las mejores condiciones externas previstas serían parcialmente compensadas por los efectos de la incertidumbre política. Superar desafíos estructurales relacionados con la extendida informalidad, la limitada diversificación económica y la baja calidad de servicios públicos en sectores como Salud, Educación y Agua y Saneamiento será un factor crítico para mejorar las perspectivas de crecimiento a mediano y largo plazo.

Finalmente es necesario hacer hincapié que, pese a los desafíos y los aspectos de mejora pendientes, el Perú posee fortalezas institucionales que garantizan un trato equitativo y seguro a los inversionistas y que le ubica en una posición de privilegio entre los países de su entorno.

Aurelia Ramírez Quiroz

Aurelia Ramírez Quiroz es Licenciada en Derecho y Ciencias Políticas por la Universidad Nacional Pedro Ruiz de Lambayeque (Perú). Posee un Máster en Comercio y Finanzas Internacionales por la Universidad de Barcelona. En la actualidad es Gerente de la Cámara de Comercio de Perú en España.

Es autora de diversas publicaciones sobre Comercio Internacional y Logística Portuaria, y conferencista ante auditorios académicos y empresariales de Perú y España, así como en otros países de América Latina y Europa.

donwload pdf
Perspectivas del mercado asegurador

Perspectivas del mercado asegurador

El pasado 24 de junio, José Manuel Inchausti, Vicepresidente de MAPFRE y CEO MAPFRE Iberia, moderó la mesa redonda “Perspectivas del mercado asegurador” junto a Pilar González de Frutos, Presidenta de UNESPA, José Antonio Sánchez Herrero, Director General de ICEA y a Ricardo González García, Director de Análisis de Estudios Sectoriales y Regulación de MAPFRE.

leer más