El hilo digital irrumpe en el proceso industrial


Los procesos productivos actuales cuentan con un gran número de agentes y tareas implicados que no pueden evaluarse de manera aislada, sino que requieren de un seguimiento continuo y una visión global para garantizar la máxima eficacia. El hilo digital surge en este contexto para facilitar la integración de todo el ciclo de vida del producto, desde que es una mera idea hasta su retirada en el mercado. Es tal su relevancia que ya está impactando en proyectos más allá del sector aeronáutico, donde comenzó a funcionar, y se integra en distintos sectores de la Industria 4.0.

La masiva digitalización del mundo está generando una nueva realidad a la que tienen que enfrentarse las empresas, tal y como reconoce Carlos Gallego, Managing Director y responsable de Industria X.0 de Accenture en España, Portugal e Israel. La velocidad de la innovación es mayor que nunca, el tiempo entre ciclos de desarrollo continúa disminuyendo y las expectativas del cliente aumentan continuamente. “Solamente siendo una compañía impulsada por los datos en la toma de decisiones se podrá dar respuesta a las necesidades de los clientes, entregar nuevas experiencias digitales y aumentar la eficiencia operativa”, sentencia.

En este panorama, las empresas deben dominar el hilo digital, que es el flujo de datos rastreable que interconecta todos los sistemas relevantes y procesos funcionales involucrados en el ciclo de vida de un producto o servicio. De esta forma se puede ir adaptando, mejorando y ganando en eficiencia durante todo el proceso, desde su conceptualización hasta el final de su vida útil. “En el plano de las operaciones, se trata en definitiva de obtener la información correcta de nuestra fábrica o compañía, representarla en una imagen virtual completa y luego asegurarse de que las personas adecuadas la vean en el momento correcto, en tiempo real”, señala Gallego.

“El hilo digital es el flujo de datos rastreable que interconecta todos los sistemas relevantes y procesos funcionales involucrados en el ciclo de vida de un producto o servicio.”

De forma generalizada, el hilo digital aborda cuatro grandes fases del producto:

Concepto y diseño. Es una fase puramente digital, con uso de datos para poder reproducir el prototipo más eficaz posteriormente.

Elaboración y monitorización. Todos los datos de la fase anterior se vuelcan en esta etapa de ingeniería, donde el producto se materializa por primera vez.

Testeo, validación y fabricación. Tras la verificación de la operatividad del producto o servicio, se pasa a su producción. En base al hilo digital, se puede comprobar la evolución entre las ideas iniciales y el producto final.

– Lanzamiento del producto y entrega. Se incorporan datos del mercado o de la integración del producto en un proceso más amplio.

Oportunidades de mejora

Los datos son una gran fuente de oportunidad si se aprovechan y utilizan de manera efectiva. “El hilo digital se está volviendo cada vez más importante para dotar a las compañías de la capacidad de reunir información de manera eficiente y proactiva basada en esos datos que permiten, entre otras cosas, mejorar la calidad de los productos, aumentar la eficiencia de los procesos, adaptar los ciclos de innovación según las demandas del mercado y ofrecer nuevos servicios a los clientes basados en los datos”, analiza el experto.

Gestionar todo el ciclo de vida de un producto desde una misma plataforma, con un flujo de información constante y en todas direcciones, hace que cada paso del proceso sea capaz de mejorar la calidad del producto, permitiendo: evitar que los errores en las especificaciones conceptuales y de ingeniería se reproduzcan en las primeras fases; acelerar la aplicación de cambios en la fabricación y en la introducción al mercado; ganar eficiencia en la captura y análisis de datos alrededor del proceso de diseño y fabricación; y reducir costes, gracias al uso de servicios en la nube. De esta manera, las industrias pueden implementar la maquinaria adecuada, optimizar el proceso de fabricación con un calendario ajustado y proporcionar soluciones eficaces y productivas.

A todo ello hay que añadir las ventajas en la comunicación, gracias a la integración en una única plataforma de todos los proveedores, colaboradores y departamentos, lo que permite a todos los agentes implicados seguir la trazabilidad del producto desde la ideación hasta la retirada en el mercado.

En la actualidad, apenas el 21% de las empresas comparte la propiedad y el uso del hilo digital entre los distintos departamentos de negocio más allá de la función de TI, mientras que más del 50% espera que sea el departamento de TI el responsable de desarrollar y mantenerlo. Sin embargo, como reconoce Carlos Gallego, estas tareas dependen de múltiples funciones y sistemas. “Cada parte del negocio será propietaria de su segmento del hilo. Por eso el soporte de la dirección es crítico, así como un liderazgo empresarial efectivo para el éxito de esta transformación”, asegura.

Aplicaciones tecnológicas

El desarrollo del hilo digital requiere de la implementación de diversas herramientas tecnológicas, entre las que destacan los sistemas CAD (diseño asistido por ordenador), Product Data Management (PDM, gestión de datos de producto) y Product Lifecycle Management (PLM, gestión del ciclo de vida del producto), junto con las de analítica avanzada.

La integración de tecnología IoT en los sistemas PLM permitirá, a su vez, gestionar todo el proceso innovador, la ingeniería del producto o la actualización desde la misma plataforma que contiene los datos de todas las fases de elaboración, que estarían en continua conexión.

Uno de los factores fundamentales es salvaguardar y garantizar la continuidad del hilo digital en todas sus etapas, desde el propio esbozo -donde los datos, su manejo y protección son claves- hasta el prototipo y su posterior industrialización. “Los sistemas PLM, que gestionan la trazabilidad de los productos y sus componentes, necesitan integridad de los datos en todo el ciclo de vida, desde el diseño a su fabricación”, asegura Gallego.

Las empresas deben dominar el hilo digital, que es el flujo de datos rastreable que interconecta todas las fases del ciclo de vida de un producto o servicio

De ahí que considere esencial no solo aplicar las políticas de seguridad adecuadas a los entornos de información y en el acceso a los mismos, sino en las propias redes industriales. “Hoy la seguridad industrial y la ciberseguridad van de la mano, y la clave del éxito es la integridad de la información y de los procesos de fabricación. ‘Seguridad desde el diseño’ debe ser el modelo asociado a la gestión de riesgos dentro del modelo hilo digital”, propone.

De hecho, ya es posible crear un hilo digital que vincule múltiples sistemas ERP, PLM y otros métodos dispersos en la cadena de suministro con interfaces o una sola base de datos común. “Pero hay que garantizar desde el principio la seguridad, ese es el gran desafío”, revela el consultor de Accenture, para quien tecnologías como Blockchain proporcionan una alternativa retadora en este sentido, ya que su capacidad para validar cada dato a lo largo de la cadena de suministro permite asegurar información precisa y sin manipulaciones

En expansión

La aplicación y mejora de distintos tipos de tecnologías han permitido al hilo digital expandir su campo de actuación. En un principio, se circunscribió al sector aeronáutico, cuya cadena de suministro es muy compleja, dado el gran número de proveedores involucrados en el diseño, fabricación y montaje de los materiales de una aeronave. “Sin embargo, las capacidades de computación y análisis de datos, junto con las infraestructuras de conectividad actuales, están permitiendo aplicar el hilo digital a casi cualquier tipo de industria”, reconoce Carlos Gallego, que cita sectores como automoción, energía, fabricantes de bienes de equipo o utilities como los que más están evolucionando en la aplicación del hilo digital y en la explotación de los datos para mejorar sus procesos, gracias a una apuesta determinante por la innovación y a una mayor capacidad de recaudar inversión para tal propósito.

Su completa ejecución en la Industria 4.0 requiere una infraestructura necesaria para recopilar datos de diversas fuentes y realizar el análisis, lo que precisa de una inversión económica relevante, como aprecia este experto, que considera que, una vez conseguido este requisito indispensable, el principal reto operativo al que se enfrenta el desarrollo del hilo digital es la gobernanza del dato y su posterior gestión, teniendo en cuenta que “cada uno de los segmentos de hilo puede implementarse de acuerdo con las prioridades y madurez del negocio o función implicados. Sin embargo, es necesaria una única propiedad de la gobernanza del dato, de modo que no esté sujeta a interpretación y sea único”.

De cara al futuro, las empresas deberán ser capaces de compartir estos datos complejos y no estructurados con toda su cadena de valor extendida, incluyendo clientes y proveedores, favoreciendo el intercambio de información de manera segura mientras se mantiene la propiedad del diseño, construcción y mantenimiento. “Este modelo compartido del hilo digital plantea serias preguntas y desafíos sobre cómo las empresas propietarias del diseño del producto y de sus técnicas de fabricación pueden compartir información de forma precisa y segura con sus socios de la cadena de suministro”, aprecia Carlos Gallego.

Ha participado en la elaboración de este artículo…

Carlos Gallego es Managing Director y responsable de Industria X.0 en Accenture en España, Portugal e Israel.

Lidera la práctica de Industria X.0 con el objetivo de ayudar a las compañías industriales en el aprovechamiento de las oportunidades y capacidades digitales.

Durante sus 25 años de experiencia como consultor, ha llevado a cabo programas de transformación con cambios complejos en procesos de negocio y tecnología, en compañías industriales y de transporte e infraestructuras.

Ingeniero industrial del ICAI -especialidad de Organización y Gestión Industrial-, ha cursado el Programa de Desarrollo de Directivos del IESE (Universidad de Navarra) y el Digital Business Executive Program en el ISDI.

La masiva digitalización del mundo está generando una nueva realidad a la que tienen que enfrentarse las empresas, tal y como reconoce Carlos Gallego, Managing Director y responsable de Industria X.0 de Accenture en España, Portugal e Israel. La velocidad de la innovación es mayor que nunca, el tiempo entre ciclos de desarrollo continúa disminuyendo y las expectativas del cliente aumentan continuamente. “Solamente siendo una compañía impulsada por los datos en la toma de decisiones se podrá dar respuesta a las necesidades de los clientes, entregar nuevas experiencias digitales y aumentar la eficiencia operativa”, sentencia.

En este panorama, las empresas deben dominar el hilo digital, que es el flujo de datos rastreable que interconecta todos los sistemas relevantes y procesos funcionales involucrados en el ciclo de vida de un producto o servicio. De esta forma se puede ir adaptando, mejorando y ganando en eficiencia durante todo el proceso, desde su conceptualización hasta el final de su vida útil. “En el plano de las operaciones, se trata en definitiva de obtener la información correcta de nuestra fábrica o compañía, representarla en una imagen virtual completa y luego asegurarse de que las personas adecuadas la vean en el momento correcto, en tiempo real”, señala Gallego.

“El hilo digital es el flujo de datos rastreable que interconecta todos los sistemas relevantes y procesos funcionales involucrados en el ciclo de vida de un producto o servicio.”

De forma generalizada, el hilo digital aborda cuatro grandes fases del producto:

Concepto y diseño. Es una fase puramente digital, con uso de datos para poder reproducir el prototipo más eficaz posteriormente.

Elaboración y monitorización. Todos los datos de la fase anterior se vuelcan en esta etapa de ingeniería, donde el producto se materializa por primera vez.

Testeo, validación y fabricación. Tras la verificación de la operatividad del producto o servicio, se pasa a su producción. En base al hilo digital, se puede comprobar la evolución entre las ideas iniciales y el producto final.

– Lanzamiento del producto y entrega. Se incorporan datos del mercado o de la integración del producto en un proceso más amplio.

Oportunidades de mejora

Los datos son una gran fuente de oportunidad si se aprovechan y utilizan de manera efectiva. “El hilo digital se está volviendo cada vez más importante para dotar a las compañías de la capacidad de reunir información de manera eficiente y proactiva basada en esos datos que permiten, entre otras cosas, mejorar la calidad de los productos, aumentar la eficiencia de los procesos, adaptar los ciclos de innovación según las demandas del mercado y ofrecer nuevos servicios a los clientes basados en los datos”, analiza el experto.

Gestionar todo el ciclo de vida de un producto desde una misma plataforma, con un flujo de información constante y en todas direcciones, hace que cada paso del proceso sea capaz de mejorar la calidad del producto, permitiendo: evitar que los errores en las especificaciones conceptuales y de ingeniería se reproduzcan en las primeras fases; acelerar la aplicación de cambios en la fabricación y en la introducción al mercado; ganar eficiencia en la captura y análisis de datos alrededor del proceso de diseño y fabricación; y reducir costes, gracias al uso de servicios en la nube. De esta manera, las industrias pueden implementar la maquinaria adecuada, optimizar el proceso de fabricación con un calendario ajustado y proporcionar soluciones eficaces y productivas.

A todo ello hay que añadir las ventajas en la comunicación, gracias a la integración en una única plataforma de todos los proveedores, colaboradores y departamentos, lo que permite a todos los agentes implicados seguir la trazabilidad del producto desde la ideación hasta la retirada en el mercado.

En la actualidad, apenas el 21% de las empresas comparte la propiedad y el uso del hilo digital entre los distintos departamentos de negocio más allá de la función de TI, mientras que más del 50% espera que sea el departamento de TI el responsable de desarrollar y mantenerlo. Sin embargo, como reconoce Carlos Gallego, estas tareas dependen de múltiples funciones y sistemas. “Cada parte del negocio será propietaria de su segmento del hilo. Por eso el soporte de la dirección es crítico, así como un liderazgo empresarial efectivo para el éxito de esta transformación”, asegura.

Aplicaciones tecnológicas

El desarrollo del hilo digital requiere de la implementación de diversas herramientas tecnológicas, entre las que destacan los sistemas CAD (diseño asistido por ordenador), Product Data Management (PDM, gestión de datos de producto) y Product Lifecycle Management (PLM, gestión del ciclo de vida del producto), junto con las de analítica avanzada.

La integración de tecnología IoT en los sistemas PLM permitirá, a su vez, gestionar todo el proceso innovador, la ingeniería del producto o la actualización desde la misma plataforma que contiene los datos de todas las fases de elaboración, que estarían en continua conexión.

Uno de los factores fundamentales es salvaguardar y garantizar la continuidad del hilo digital en todas sus etapas, desde el propio esbozo -donde los datos, su manejo y protección son claves- hasta el prototipo y su posterior industrialización. “Los sistemas PLM, que gestionan la trazabilidad de los productos y sus componentes, necesitan integridad de los datos en todo el ciclo de vida, desde el diseño a su fabricación”, asegura Gallego.

Las empresas deben dominar el hilo digital, que es el flujo de datos rastreable que interconecta todas las fases del ciclo de vida de un producto o servicio

De ahí que considere esencial no solo aplicar las políticas de seguridad adecuadas a los entornos de información y en el acceso a los mismos, sino en las propias redes industriales. “Hoy la seguridad industrial y la ciberseguridad van de la mano, y la clave del éxito es la integridad de la información y de los procesos de fabricación. ‘Seguridad desde el diseño’ debe ser el modelo asociado a la gestión de riesgos dentro del modelo hilo digital”, propone.

De hecho, ya es posible crear un hilo digital que vincule múltiples sistemas ERP, PLM y otros métodos dispersos en la cadena de suministro con interfaces o una sola base de datos común. “Pero hay que garantizar desde el principio la seguridad, ese es el gran desafío”, revela el consultor de Accenture, para quien tecnologías como Blockchain proporcionan una alternativa retadora en este sentido, ya que su capacidad para validar cada dato a lo largo de la cadena de suministro permite asegurar información precisa y sin manipulaciones

En expansión

La aplicación y mejora de distintos tipos de tecnologías han permitido al hilo digital expandir su campo de actuación. En un principio, se circunscribió al sector aeronáutico, cuya cadena de suministro es muy compleja, dado el gran número de proveedores involucrados en el diseño, fabricación y montaje de los materiales de una aeronave. “Sin embargo, las capacidades de computación y análisis de datos, junto con las infraestructuras de conectividad actuales, están permitiendo aplicar el hilo digital a casi cualquier tipo de industria”, reconoce Carlos Gallego, que cita sectores como automoción, energía, fabricantes de bienes de equipo o utilities como los que más están evolucionando en la aplicación del hilo digital y en la explotación de los datos para mejorar sus procesos, gracias a una apuesta determinante por la innovación y a una mayor capacidad de recaudar inversión para tal propósito.

Su completa ejecución en la Industria 4.0 requiere una infraestructura necesaria para recopilar datos de diversas fuentes y realizar el análisis, lo que precisa de una inversión económica relevante, como aprecia este experto, que considera que, una vez conseguido este requisito indispensable, el principal reto operativo al que se enfrenta el desarrollo del hilo digital es la gobernanza del dato y su posterior gestión, teniendo en cuenta que “cada uno de los segmentos de hilo puede implementarse de acuerdo con las prioridades y madurez del negocio o función implicados. Sin embargo, es necesaria una única propiedad de la gobernanza del dato, de modo que no esté sujeta a interpretación y sea único”.

De cara al futuro, las empresas deberán ser capaces de compartir estos datos complejos y no estructurados con toda su cadena de valor extendida, incluyendo clientes y proveedores, favoreciendo el intercambio de información de manera segura mientras se mantiene la propiedad del diseño, construcción y mantenimiento. “Este modelo compartido del hilo digital plantea serias preguntas y desafíos sobre cómo las empresas propietarias del diseño del producto y de sus técnicas de fabricación pueden compartir información de forma precisa y segura con sus socios de la cadena de suministro”, aprecia Carlos Gallego.

Ha participado en la elaboración de este artículo…

Carlos Gallego es Managing Director y responsable de Industria X.0 en Accenture en España, Portugal e Israel.

Lidera la práctica de Industria X.0 con el objetivo de ayudar a las compañías industriales en el aprovechamiento de las oportunidades y capacidades digitales.

Durante sus 25 años de experiencia como consultor, ha llevado a cabo programas de transformación con cambios complejos en procesos de negocio y tecnología, en compañías industriales y de transporte e infraestructuras.

Ingeniero industrial del ICAI -especialidad de Organización y Gestión Industrial-, ha cursado el Programa de Desarrollo de Directivos del IESE (Universidad de Navarra) y el Digital Business Executive Program en el ISDI.

donwload pdf
Por |2020-06-11T13:01:12+02:0011-06-2020|