“El mercado de seguros debe jugar un papel fundamental para tratar de reducir la incertidumbre derivada de estas situaciones de crisis”

5 (100%) 2 votos

Entrevista con Isabel Rata García-Junceda, Consejera Jefe en la Oficina Económica y Comercial de España en Brasilia

La crisis sanitaria derivada de la pandemia del COVID-19 ha supuesto un desafío económico a nivel mundial. Isabel Rata, consejera en la Oficina Económica y Comercial de España en Brasilia, nos cuenta cómo la han afrontado en Brasil, y analiza la proyección económica de la región y su apertura a nuevas inversiones extranjeras.

1.       Como gran conocedora de la economía brasileña, ¿puede hacernos una introducción de los sectores más relevantes del país?

Brasil es un país continental, 17 veces España, y con una dotación de recursos naturales y capital humano que lo convierten en una región casi única y llena de oportunidades.

Son numerosos los sectores que ofrecen excelentes oportunidades, desde el sector primario, que supone un 5,2% del PIB y que actualmente está registrando un desempeño extraordinario, convirtiendo a Brasil en el primer país exportador mundial de una gama diversificada de productos agrícolas y ganaderos, como el azúcar, el café, la soja, el zumo de naranja, o la carne de vacuno y pollo. E incluso de alimentos procesados en su industria agroalimentaria.

Por su parte, la industria representa aproximadamente el 22% del PIB y destacan las actividades de producción de maquinaria, herramientas y bienes de consumo, los automóviles y sus componentes, la siderurgia, la producción textil, la industria minera y la producción energética, entre otras.

El grueso de la actividad económica en Brasil se concentra en el sector servicios, suponiendo prácticamente tres cuartas partes del PIB brasileño. Destacan los servicios de tecnologías de la información y las telecomunicaciones, los servicios financieros, las actividades de seguros y el comercio.

Merece la pena destacar que las infraestructuras suponen una fuente de oportunidad específica. El gobierno brasileño ha apostado por la mejora y ampliación de sus infraestructuras como base para la recuperación económica y el establecimiento de un crecimiento económico sostenido con mejoras de productividad y competitividad. Esto hace que se cuente con políticas públicas, como el Programa de Parcerias de Investimentos (PPI), orientado hacia la creación de colaboraciones público-privadas y la reducción del sector público en la actividad productiva en favor del sector privado.

En efecto, la actual política económica del gobierno está centrada en dar mayor libertad al sector privado, abrir la economía brasileña y conseguir que Brasil ocupe su lugar entre las potencias económicas mundiales. En este sentido, destacan dos elementos que suponen grandes oportunidades para las empresas españolas: el proceso de adhesión a la OCDE que, más allá de su integración en el grupo de economías más avanzadas, supondrá para Brasil una armonización hacia patrones de economías más modernas, favoreciendo el despegue de la economía brasileña en un marco de mayor seguridad y previsibilidad en las transacciones; y la firma de acuerdos de libre comercio con países u organizaciones de enorme relevancia mundial, destacando el firmado entre la Unión Europea y el Mercosur, donde Brasil ha sido uno de los grandes impulsores.

2.      ¿Y los de mayor potencial de cara al futuro?

El potencial de desarrollo de Brasil como país es enorme, si se tienen en cuenta factores como la abundancia de recursos naturales, una demografía joven y dinámica, y su posición estratégica como principal mercado de América Latina.

En primer lugar, destaca el potencial de desarrollo de la agroindustria brasileña, que es considerado, cada vez más, como un sector estratégico de la economía, tanto por su alta propensión exportadora, como por su importancia como empleador en áreas rurales del país. La previsión es que el país continúe reforzando su posición como uno de los principales proveedores de alimentos del mundo.

Por otra parte, existe también un fuerte potencial de exportación de productos minerales y la producción energética: gas natural, petróleo y, principalmente, las energías renovables. No hay que olvidar que la matriz energética brasileña es una de las más verdes del mundo.

A su vez, existe un gran margen en áreas actualmente deficitarias, como el saneamiento básico y la gestión de recursos hídricos, o en infraestructuras de transporte, construcción civil y distribución energética, ya que su desarrollo se ha pasado a considerar una prioridad en la política de inversión federal para mejorar la competitividad del país.

Por último, el sector de servicios presenta una clara apuesta por parte del gobierno para la creación de ciudades inteligentes y plataformas digitales que permitan la centralización de procesos administrativos y el alivio de la carga burocrática, considerada como uno de los principales componentes del denominado “coste Brasil”.

Además, el hecho de contar con una amplia proporción de población joven ha contribuido durante el proceso de adaptación al uso de tecnología y de propuestas innovadoras por parte de las grandes empresas que operan en el país, que han apostado por las nuevas tecnologías en áreas como el mercado financiero, el de seguros, las ventas online y las telecomunicaciones, donde destacan los avances hacia la creación de un tejido de 5G a nivel nacional.

3.       A su juicio, ¿qué sectores del mercado brasileño han sido los más afectados por la crisis de la pandemia?

Los efectos de la crisis provocada por la pandemia han sido similares a los de otros países en el mundo, con un impacto directo sobre sectores que se han visto forzados a interrumpir sus operaciones ante las medidas de aislamiento social, como el sector de transporte aéreo de pasajeros, las actividades económicas relacionadas con el turismo, el sector del ocio, la hostelería y el comercio.

4.       Recientemente se han publicado noticias sobre el denominado Plan Pro-Brasil, que se plantea como dinamizador de la economía tras la crisis y que supone una inversión pública de 5.500 millones de dólares en proyectos de infraestructuras. ¿Cuáles serán los sectores prioritarios y los proyectos más relevantes de dicha inversión?

El plan Pro-Brasil ha sido agrupado en una serie de acciones categorizadas bajo dos ejes principales, nombrados a partir de las dos palabras contenidas en la bandera brasileña: orden y progreso.

aerogeneradores

Existe un fuerte potencial en la producción energética: gas natural, petróleo y, principalmente, en torno a las energías renovables. No hay que olvidar que la matriz energética brasileña es una de las más verdes del mundo.

En el eje relativo al “orden”, se incluyen medidas estructurales y estratégicas que tienen por objetivo mejorar las bases y el clima de inversión en el país, como el marco normativo, el aumento de la seguridad jurídica y la productividad, la contribución para la creación de un mejor clima empresarial y la mitigación de los impactos socioeconómicos de la crisis. Ya en el eje “progreso”, se incluyen medidas relacionadas con la inversión, como las principales obras públicas y las opciones de colaboración público-privada.

En cuanto al alcance, el programa se divide en cinco áreas: Infraestructura (transporte y logística; energía y minería; telecomunicaciones y desarrollo regional y ciudades); Desarrollo Productivo (industria; agronegocio; servicios y turismo); Capital Humano (ciudadanía; capacitación; salud y defensa, inteligencia, seguridad pública y control de la corrupción); Innovación y Tecnología (cadenas digitales; industria creativa y ciencia) y Habilitadoras (finanzas e impuestos; legislación y control; medio ambiente; institucional e internacional y valores y tradiciones).

La previsión es que el porfolio de proyectos englobados bajo el Plan Pro-Brasil se defina entre los meses de agosto y octubre, siendo en este último mes cuando se establezca un cronograma donde se priorizarán aquellos proyectos que posean un retorno más rápido para la economía y la creación de empleo.

5.       Además del Plan Pro-Brasil, ¿se prevén otros planes/medidas para la recuperación de la actividad económica y comercial en ese país?

 El gobierno brasileño viene anunciando su intención de dar continuidad a la agenda de medidas promercado y de estímulo económico ya anunciadas con anterioridad a la pandemia, además de incluir nuevas medidas de urgencia para enfrentar la crisis económica.

Además de continuar con los proyectos contenidos en el PPI, otros ministerios, como el de Infraestructuras o el de Desarrollo Regional, están trabajando para poner encima de la mesa proyectos que abran el acceso del sector privado a la actividad productiva del país y que tienen un fuerte impacto en las bases del crecimiento económico sostenible.

La apuesta española por Brasil se refuerza desde la administración al considerarlo como uno de los países que cuentan con Actuación Sectorial Estratégica (PASE), delimitada por la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, en el marco de la Estrategia para la Internacionalización de las Empresa Españolas 2017-2027.”

La apuesta española por Brasil se refuerza desde la administración al considerarlo como uno de los países que cuentan con Actuación Sectorial Estratégica (PASE), delimitada por la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, en el marco de la Estrategia para la Internacionalización de las Empresa Españolas 2017-2027.”

Adicionalmente, el gobierno pretende continuar con las medidas de simplificación, desburocratización y desregulación planteadas por el ministro de economía, Paulo Guedes, al inicio de su mandato, dando continuidad a la agenda iniciada por la Ley de Libertad Económica, que se ha visto frenada por la actual situación de emergencia por la pandemia del COVID-19. No obstante, el gobierno tiene el firme propósito de continuar con la puesta en marcha de medidas para reducir la carga tributaria en el área laboral y estimular la creación de empleo; para combatir la pobreza, simplificar el ámbito regulatorio de los sectores clave para la atracción de inversión privada o estimular el mercado de crédito.

6.       Dentro del ámbito de la gran corporación, ¿en qué sector se centran las grandes inversiones extranjeras?

Cerca de la mitad de las inversiones extranjeras directas dirigidas a Brasil se concentran en el sector de servicios, particularmente en los financieros, seguidos del comercio y las telecomunicaciones, aunque en menor proporción. Ya en el sector industrial, destacan las inversiones en los sectores de infraestructura para la producción y distribución eléctrica, en la extracción de petróleo y gas natural, en productos químicos, y en la agroindustria. En el sector primario, las inversiones se concentran en la extracción de minerales, la producción agrícola y la ganadera.

7.       ¿Cuáles son los principales requisitos por cumplir de estas grandes corporaciones para optar al éxito en las licitaciones nacionales e internacionales en Brasil?

 Las empresas extranjeras pueden tomar parte en procesos de licitación mediante diferentes tipos de participación, ya sea de forma indirecta -mediante el suministro de productos y servicios a una empresa brasileña participante en una licitación o mediante un consorcio con una empresa local- o de forma directa, para lo que será esencial que dicha empresa tenga un representante legal en el país con poderes expresos, que pueda recibir citaciones y actuar administrativa y judicialmente en su nombre. Hay que destacar que existe una nueva normativa, en fase de aprobación, que eliminaría la necesidad de representante legal local para licitar, pero que ha sido aplazada como consecuencia de la pandemia.

Es destacable también la existencia de una nueva Ley de Licitaciones (PL 1292/95), que está también en fase de aprobación, que, entre otras novedades, creará una nueva plataforma online de licitaciones, donde se centralizarán los procesos de convocatoria, a fin de estandarizar las normas de participación y crear una mayor transparencia en los procesos de adjudicación. Esta nueva ley mantendrá el margen de preferencia por productos y servicios nacionales, siempre que la oferta de una empresa brasileña no supere, en más de un 25%, el precio de la opción extranjera.

8.       ¿Qué participación tiene actualmente la inversión española en Brasil y en qué sectores tiene mayor presencia?

Las relaciones bilaterales económicas entre España y Brasil tienen su base fundamental en la inversión. Las empresas españolas empezaron a desembarcar en el gigante sudamericano al amparo de la primera oleada de privatizaciones de mediados-finales de los años 90, y aquí siguen 25 años después, perfectamente integradas y contribuyendo al crecimiento económico y la generación de empleo y riqueza del país. No en vano, Brasil es el cuarto destino de inversión española en el mundo, tras Estados Unidos y Reino Unido, acumulando un stock de inversión en 2018 de más de 48.000 millones de euros y generando más de 180.000 puestos de trabajo en el país. Es destacable que cerca de dos tercios de las empresas del IBEX 35 tienen representación en Brasil y que su posición de inversión aquí denota una manifiesta apuesta por el país y un marcado perfil de permanencia.

La presencia de grandes empresas españolas engloba una gran variedad de sectores, principalmente telecomunicaciones, seguidos de servicios financieros y de seguros -como MAPFRE-, energía e infraestructuras.

La apuesta española por Brasil se refuerza además desde la administración al considerarlo como uno de los países que cuentan con Actuación Sectorial Estratégica (PASE), delimitada por la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, en el marco de la Estrategia para la Internacionalización de las Empresa Españolas 2017-2027.

9.       Desde su punto de vista, ¿existe un grado de madurez suficiente en las grandes empresas brasileñas en lo referido a contar con un seguro adecuado a sus necesidades?

Las multinacionales brasileñas y las multinacionales instaladas en Brasil gozan de un nivel de madurez elevado. Son empresas de primer nivel que, como no puede ser de otra manera, precisan de un mercado de seguros adecuado y profundo para operar. No se entiende la actividad económica sin el mercado de seguros, al igual que no se entiende sin el sector financiero. Y Brasil cuenta con ese mercado, en el que la presencia española está representada por una de nuestras mayores operadoras, como es MAPFRE.

10.       En vista del escenario actual, desde la Oficina Económica y Comercial de España en Brasilia, ¿se mantendrá el mismo dinamismo en la promoción de las actividades comerciales?

Absolutamente. Es precisamente en los momentos de incertidumbre cuando nuestro trabajo cobra una mayor importancia. Nuestro equipo en Brasil está preparado para asesorar a las empresas españolas en cualquier área relacionada con la internacionalización en Brasil.

Ante la situación actual, el ICEX ha adaptado algunos de sus servicios personalizados para que puedan ofrecerse de manera virtual, como sería el caso de la agenda de reuniones virtuales, una herramienta que permite establecer una relación profesional con empresas brasileñas de interés para nuestros clientes, ya sea en España, o aquellos con presencia en el mercado que desean explorar nuevas áreas de actuación.

Del mismo modo, las dos Oficinas Económicas y Comerciales de España en Brasil (en Brasilia y en São Paulo) vienen organizando seminarios online para tratar temas de actualidad, como los efectos de la pandemia en la economía, o un seminario conjunto con el Ministerio de Infraestructura sobre los futuros proyectos y licitaciones, donde se da la oportunidad a las empresas participantes de realizar consultas individualizadas a las autoridades brasileñas. También continuamos trabajando mediante reuniones virtuales con las empresas que nos contactan y necesitan nuestro apoyo. Las herramientas disponibles actualmente están siendo nuestros grandes aliados.

11.   Y por último ¿cuál ha sido desde su punto de vista, la principal lección aprendida que ha dejado la crisis desatada por la pandemia en las relaciones comerciales internacionales?

Creo que este periodo ha evidenciado, en primer lugar, la necesidad de replantear las relaciones bilaterales y multilaterales de igual a igual, reforzando la coordinación internacional para responder unidos a crisis sin precedentes, como la que estamos enfrentando actualmente, de tipo sanitario. Esta experiencia tiene que ponernos sobre aviso para desarrollar planes de actuación futuros que nos permitan estar preparados ante potenciales rebrotes de esta pandemia en particular y de otras formas de crisis que nos puedan alcanzar en el medio plazo. En este sentido, el mercado de seguros debe jugar un papel fundamental para tratar de reducir la incertidumbre derivada de estas situaciones de crisis.

Isabel Rata GJ

Isabel Rata García-Junceda (Madrid, 21 de julio de 1976) es Consejera Jefe en la Oficina Económica y Comercial de España en Brasilia desde 2016. Licenciada en Economía por la Universidad Autónoma de Madrid, es miembro del Cuerpo Superior de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado (2006), así como del Cuerpo de Diplomados Comerciales del Estado (2004). Asimismo, es Master en Relaciones Internacionales Iberoamericanas y Master en Dirección Pública.

donwload pdf
Por |2020-06-25T14:00:51+02:0025-06-2020|