Inicio > Revista Gerencia de Riesgos y Seguros > Artículos > Nicaragua: perspectivas económicas y comerciales
Nicaragua

Nicaragua: perspectivas económicas y comerciales

Con perspectivas de estabilidad económica, muy marcada por el consumo privado, y con el objetivo de seguir ampliando su comercio y proyección internacional, Nicaragua afronta el desafío de afianzar su esquema de energía renovable y seguir creando empleo de calidad.

Según el último informe publicado por el Banco Central de Nicaragua (BCN), que abordó a finales de 2023 su situación económica, el país se encuentra en un momento de crecimiento económico sostenido y ha conseguido mantener el dinamismo interno a pesar del contexto de desaceleración global. Los últimos datos recogidos sobre la evolución del PIB, obtenidos en 2023, hablan de un crecimiento de hasta el 3,8% impulsado principalmente por la hostelería y el turismo, la explotación minera, el sector energético, el comercio y la construcción. Este alcance estuvo especialmente determinado por la demanda interna, aunque también atenuado por la disminución de la demanda externa neta.

Perspectivas económicas estables

Los datos del Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE) reflejan, en el segundo semestre de 2023, un crecimiento acumulado de 4,5%, lo que apuntaba a un buen ritmo de la actividad económica el año restante. A estas buenas perspectivas se sumaron señales de desaceleración gradual de la inflación, que se ubicó en un 6% interanual en octubre. Las perspectivas en 2024 son aún inferiores, basadas en una reducción de la inflación internacional y un marco de políticas internas favorecedor.

Para este año 2024, el BCN proyecta un crecimiento de la actividad económica entre el 3,5 y el 4,5%, que iría acompañado de una estabilidad en el mercado laboral, manteniendo una tasa de desempleo inferior al 3,5%. Según esta institución, referente económico de la región, Nicaragua ha dado muestras de fortalezas internas que ayudan en la mitigación de riesgos y propician un crecimiento constante. Una de las más importantes es el grado de apertura al exterior alcanzado, que ha motivado el crecimiento de los ingresos generados por el sector exterior, fundamental para el posicionamiento nicaragüense.

Tabla ES

Respaldando un sector exterior estable

De acuerdo a las cifras oficiales publicadas por el gobierno nicaragüense, en el primer semestre de 2023, los ingresos brutos de inversión extranjera directa (IED) ascendieron a 1.447 millones de dólares, un 28,9% al volumen registrado en el mismo periodo de 2022. Esto fue debido principalmente a mayores desembolsos de préstamos entre empresas relacionadas. La IED total supuso entonces un 17,3% del PIB, un 4,9% más que en 2022.

La principal fuente de financiamiento en el flujo neto de la IED fue la reinversión de utilidades, con 476,8 millones de dólares en el primer semestre de 2023, cifra inferior en 72,2 millones de dólares al registrado en el mismo período del ejercicio anterior. Los sectores que generaron mayor reinversión de utilidades fueron:

  • Industria manufacturera (principalmente las empresas bajo régimen de zona franca)
  • Comercio y servicios
  • Servicios financieros
  • Minería y sector energético
  • Telecomunicaciones

Los motores de la economía nicaragüense

Tal y como refleja el último informe económico y comercial del ICEX, Nicaragua es un país históricamente agrícola y ganadero. El sector primario aporta cerca del 16% del PIB de la región y emplea a más del 30% de la población. Su territorio cuenta con 3,6 millones de hectáreas de gran fertilidad, de las que el 67% no están siendo labradas —por lo que existe un importantísimo potencial de crecimiento—. Los cultivos destinados a la exportación son, principalmente, el café (un 15% de las exportaciones totales, por un valor de 438 millones de dólares), el azúcar, el cacahuete, el banano y el tabaco en rama.

El sector secundario también ofrece un panorama esperanzador para la región. La explotación de minas, que supone en torno al 5% del PIB en la actualidad, se ha consolidado en los últimos años como clave del impulso económico de Nicaragua, gracias a la mayor demanda internacional de minerales y a los altos precios de las materias primas que propiciaron una expansión de la actividad. Además, el sector industrial representa el 13% del PIB, apoyado en la agroindustria y acompañado de otros como el textil, los químicos o el sector del caucho.

Por su parte, y como hemos reseñado al principio de este artículo, los beneficios obtenidos por el sector terciario siguen siendo el componente fundamental del PIB de la región (un 53% en 2023), donde según el ICEX predominan los servicios de escasa complejidad. Las principales actividades de este área son:

  • El comercio (11% del PIB), una de las actividades que más se ha visto afectada por la crisis
  • Construcción y vivienda (6% del PIB)
  • Enseñanza (6% del PIB)
  • Transporte y comunicaciones (5% del PIB)
  • Servicios financieros (4% del PIB)

Panorama energético

Actualmente la cobertura eléctrica del país es del 95,6%. Una de las iniciativas que está marcando el escenario energético de Nicaragua es el Programa Nacional de Electrificación Sostenible y Energía Renovable (PNESER). El objetivo es elevar el índice de cobertura eléctrica en la región para dar acceso a la población a un servicio eficiente y sostenible. Las siete pautas marcadas por este proyecto son:

  1. Electrificación Rural por Extensión de Redes
  2. Normalización del Servicio en Asentamientos
  3. Expansión en Zonas Aisladas con Energía Renovable
  4. Preinversión y estudio de proyectos de generación renovable
  5. Programas de eficiencia energética
  6. Refuerzo del Sistema de Transmisión en las zonas rurales
  7. Sostenibilidad de los Sistemas Aislados de responsabilidad de ENEL.
donwload pdf
Honduras: perspectivas económicas y comerciales

Honduras: perspectivas económicas y comerciales

Honduras se encuentra inmersa en un plan de acción para promover un crecimiento económico sostenible que impacte positivamente en sus compromisos con la ciudadanía, la mejora de infraestructuras estratégicas y el aumento de resiliencia al cambio climático. El...

leer más