Inicio > Revista Gerencia de Riesgos y Seguros > Artículos > La movilidad eléctrica: garante de la transición energética en México

La movilidad eléctrica: garante de la transición energética en México

La industria automotriz tiene el compromiso de contribuir a mitigar el impacto ambiental de su actividad. Una de las líneas de actuación en este sentido ha sido la electrificación de automóviles, que se ha convertido en una alternativa real al uso cotidiano de la combustión interna.

Como otros sectores estratégicos, la industria automotriz está en plena transición hacia un modelo de negocio más sostenible. Para reducir su impacto ambiental y sumarse al compromiso global de lucha contra el cambio climático, tanto el mercado como las instituciones están potenciando el uso de vehículos eléctricos e híbridos. México, referente en el comercio internacional, trata de mantener su estatus sumándose a las políticas de transición. “Recordemos que México es el séptimo fabricante del mundo y el quinto exportador. No solo queremos conservar este liderazgo: aspiramos a mejorar nuestra posición en la fabricación y venta de vehículos”, asegura José Zozaya Délano, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Los últimos datos publicados por la asociación indican que la hoja de ruta marcada por el sector se está cumpliendo con éxito, aunque lentamente. En 2022 se comercializaron 51.065 vehículos con tecnologías electrificadas. En el marco de la industria, la venta de eléctricos e híbridos correspondió al 4,7% del total, lo que supone un crecimiento progresivo, pero no un volumen relevante en el parque automotriz.

Venta total de vehículos ligeros en México. Fuente: AMIA (marzo de 2023).

“Deberíamos ir más acelerados en el plan de tener una política pública sobre electromovilidad y energías limpias”

El desafío de un marco favorable

Aunque México ha hecho una apuesta importante por la electromovilidad y el crecimiento de la comercialización de autos y piezas es progresivo, Zozaya reconoce que es importante comprometerse en la creación de un marco favorable para la industria a escala regional. “Deberíamos ir más acelerados en el plan de tener una política pública sobre electromovilidad y energías limpias que contemple la creación de los incentivos que hay a nivel mundial para la fabricación y venta de estos coches eléctricos”, asegura.

Según AMIA, para alcanzar una movilidad sostenible, la promoción de vehículos eléctricos debe extenderse al transporte público, la logística y los autos privados. Este desarrollo precisa de actuaciones coordinadas de sectores públicos y privados que pueden impulsarse con incentivos de fabricación y políticas públicas, que permitan a los usuarios acceder a este tipo de automóviles.

Desde la asociación están muy implicados en esta transformación y desde el gobierno mexicano se está acelerando el proceso de atracción de empresas que se dedican a la fabricación de vehículos eléctricos o híbridos y a las industrias relacionadas con el sector. El impacto positivo de estas iniciativas en el desarrollo económico de México podría ser significativo

“El entorno que albergue estas nuevas tecnologías podrían recibir una inversión muy importante que activaría las economías de esa región. Además, al disminuir la contaminación, se reducirían también los gastos que suponen para los estados y los ciudadanos”, asegura el presidente de AMIA.

“Algunas grandes ciudades del país, como Guadalajara, Ciudad de México o Monterrey, tienen una red de carga que permite el uso cotidiano de flotas eléctricas”

Sinergias y potencial de crecimiento

Como explica José Zozaya, el sector automotriz está inmerso en el cambio de tecnología para reducir su huella de carbono y, en este empeño, confluye con otros sectores con los que han surgido importantes sinergias. “Desde el energético y el industrial, implicados en la fabricación, hasta la logística, que es la que mueve todos los equipos a lo largo del país, la colaboración es muy importante. Como asociación tenemos una relación muy cercana con la Cámara de la Industria y la de Manufacturas Eléctricas”, asegura añadiendo que estos sectores, junto con el gobierno, están llevando a cabo importantes iniciativas como las que atañen a la localización de reservas de litio, material imprescindible para la fabricación de las baterías de los vehículos eléctricos.

Estos planes deben ir acompañados de una infraestructura de carga y soporte acorde con el potencial de tránsito, un factor fundamental según diversos estudios que han comprobado que el desarrollo de estaciones en las zonas habitualmente transitadas por el ciudadano hace que se fomente el uso de este tipo de vehículos. “Debemos avanzar en este aspecto, porque el usuario todavía no está seguro de la disponibilidad de terminales. Hoy en día se cuentan cerca de 1.300 estaciones, pero esto no es aún suficiente”, asegura Zozaya. Algunas grandes ciudades del país, como Guadalajara, Ciudad de México o Monterrey, tienen una red de carga que permite el uso cotidiano de flotas eléctricas, pero el experto insiste en que también es necesario tener la certeza de que se puede llegar de una ciudad a otra. “Hablamos de extensiones de 900 kilómetros, e incluso más, y es un terreno complejo que hay que cubrir. En la actualidad estamos elaborando estudios que determinen cuántas y en qué localización son necesarias”, asevera.

“Somos muy optimistas de cara al futuro. Desde AMIA pensamos que este año va a ser aún mejor que el año pasado”

Otro de los frentes en los que se trabaja para cumplir con éxito el potencial de la electromovilidad en México es el de la formación del potencial usuario. “Hay que tratar de hacerle entender que todos nos vamos a beneficiar de este cambio tecnológico, directa o indirectamente”, apunta. A pesar del importante reto, las perspectivas del experto son positivas. “Somos muy optimistas de cara al futuro. Desde AMIA pensamos que este año va a ser aún mejor que el año pasado y los números de los primeros meses de 2023 así lo demuestran. Al margen de alguna situación ajena a nuestro control que pueda afectar a los mercados nacionales e internacionales, estamos centrados en mejorar la coordinación con las autoridades para incentivar la inversión en el sector. Creo que eso es muy importante”, concluye.

 

Ha colaborado en este artículo…

José Zozaya Délano, actual presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), cuenta con más de cuarenta años de experiencia en el relacionamiento con empresas de la iniciativa privada y de Gobierno. Dentro de su amplia trayectoria se destaca su colaboración con la industria ferroviaria.

 

 

 

Si te ha parecido interesante, sigue leyendo… El mercado de Riesgos Globales en México. Perspectivas 2023

donwload pdf
Mercado de Reaseguro: ¿estamos ante un cambio de ciclo?

Mercado de Reaseguro: ¿estamos ante un cambio de ciclo?

El sector asegurador está muy vivo, y por ello expuesto a las condiciones sociales, económicas y geopolíticas que se dan en el mundo. Aunque su comportamiento ha sido históricamente cíclico, los expertos aseguran que podríamos estar ante en un entorno totalmente...

leer más
La Inteligencia Artificial en la gestión de riesgos

La Inteligencia Artificial en la gestión de riesgos

La IA fue un tema trasversal en las XXIX Jornadas Internacionales Global Risks de MAPFRE, celebradas el pasado mes de junio. Fue el eje central de una de las charlas más destacadas del evento, abordando su impacto en la gestión de riesgos globales. Moderados por Diego...

leer más