Ingeniería – ITSEMAP

Ingeniería

Servicios para el cliente

Mostrar todo

Es nuestro objetivo ayudar a nuestros clientes a realizar con éxito una adecuada Gerencia de Riesgos, de manera que garantice la continuidad de sus operaciones y la consecución de sus objetivos estratégicos. Esta compleja actividad conlleva la identificación, eliminación y/o reducción de sus riesgos, su prevención y control y su financiación e incluyendo, en su caso, la mejor transferencia aseguradora.

En MAPFRE Global Risks centramos nuestros esfuerzos en desarrollar los productos y servicios técnico-aseguradores más adecuados para cada etapa de gestión y tipo de riesgo de los clientes. Por este motivo, contamos con un servicio de Inspección y Evaluación de Riegos especializado en función de la naturaleza de cada actividad empresarial.

Nuestro servicio de Inspección y Evaluación del Riesgo facilita a los órganos de gestión de riesgos de nuestros clientes el soporte técnico necesario e información sobre la identificación, categorización y medida de los principales riesgos existentes en sus instalaciones y procesos. Analizamos las características de los medios de seguridad instalados, la estimación de sus consecuencias en términos económicos y proponemos finalmente aquellas mejoras priorizadas para lograr una correcta mitigación de sus riesgos.

Nuestra metodología para inspeccionar y evaluar el riesgo

La toma de datos se lleva a cabo por el personal técnico de ITSEMAP -área de Ingeniería de MAPFRE Global Risks-, junto con el propio personal técnico del cliente que conozca las instalaciones a inspeccionar. Analizamos las características y prestaciones esperadas de los medios de seguridad existentes y, conforme a ello, realizamos recomendaciones de mejora de una manera pormenorizada. Para esta tarea se analizan planos y diagramas de procesos, además de otra documentación técnica sobre seguridad como la relativa a Prevención de Riesgos Laborales, programas de mantenimiento, pruebas y certificaciones eléctricas, etc.

Nuestro equipo, implantado mundialmente, posee una experiencia técnica de más de 30 años en tareas de análisis de riesgos complejos (de actividades industriales y de construcción), en investigación de causas de accidentes y en el conocimiento del estado del arte sobre los procesos de operación de la gran empresa y las técnicas preventivas y de control más eficaces. Adicionalmente disponemos de metodologías de evaluación propias.

Nuestro objetivo es lograr la mejora de la gestión técnica de los riesgos y la reducción de los costes operativos de nuestros clientes, aportando mejoras en todas las fases del ciclo de gestión. Creamos y diseñamos un programa adecuado a las características de cada instalación, trabajando siempre, mano a mano, con los equipos de nuestras Áreas de Negocio, y del propio cliente.

La cercanía y la orientación al cliente han permitido a MAPFRE Global Risks alcanzar una posición de liderazgo en el segmento de las grandes corporaciones internacionales de origen español y latinoamericano, y con una notable presencia en el resto de Europa.

El riesgo de incendio está presente en cualquier actividad empresarial y sus consecuencias pueden provocar graves daños. En MAPFRE Global Risks no solo respondemos ante las dificultades, sino que asesoramos sobre una gerencia de riesgos activa que actúa tanto desde un plano teórico como sobre una base real de siniestros ocurridos. Contamos con más de 30 años de experiencia realizando proyectos y direcciones de obra, y ofreciendo consultoría especializada en Seguridad contra incendios.

Mediante nuestra área de Ingeniería, ITSEMAP, prestamos servicios de auditoría de los sistemas de Protección Contra Incendios (PCI) que contemplan:

  • Analizar si las condiciones de diseño, ejecución y mantenimiento de la protección contra incendios (activa y pasiva) son acordes a la normativa que las regula.
  • Verificar el adecuado estado de funcionamiento y eficacia, mediante la realización de pruebas funcionales sobre los equipos que lo permitan.
  • Verificar si el riesgo está dotado de las instalaciones de PCI requeridas por la Normativa vigente.
  • Proponer soluciones eficientes desde un punto de vista Técnico-Económico.

Estas pruebas se realizan no sólo por requerimiento legal o de la entidad aseguradora, sino en especial para garantizar el cumplimiento de la política de seguridad del propio cliente, y para verificar el cumplimiento del nivel de seguridad establecido.

Además, el análisis y la verificación del estado y prestaciones reales de los sistemas de protección contra incendios proporcionan una imagen clara del estado actual del riesgo. Permitiendo establecer las medidas a seguir para la adecuación y/o ampliación de los sistemas necesarios, y la optimización de las necesidades de protección en nuevas instalaciones. Como complemento a este servicio se ofrece un Plan Personalizado de Mejora de la calidad del riesgo.

ITSEMAP dispone de un profundo conocimiento de la normativa, experiencia contrastada en los procesos productivos más complejos, metodologías propias de trabajo, e incluso publicaciones y medios audiovisuales de contenido técnico que pone a disposición de sus clientes.

Nuestra experiencia en soluciones para casos singulares a través del Diseño Basado en Objetivos - Performance Based -, es un claro elemento diferenciador.

¿Cómo realizamos la verificación de las condiciones de seguridad contra incendios?

El análisis de la situación de las instalaciones se realiza en base a los datos obtenidos de las pruebas funcionales e inspección visual. Para la caracterización del riesgo se requiere disponer de información documental tales como:

  • Planos a escala actualizados (en soporte digital) de las instalaciones objeto de la auditoria. Con indicación de las superficies destinadas a cada proceso productivo o almacenamiento, así como tipología, cantidades y alturas de los mismos.
  • Acceso al proyecto y documentación relativa a la instalación (características técnicas, certificados, etc.).
  • Definición de sectores de incendio y certificación de materiales/soluciones.

Finalmente se redacta un Informe que recoge, entre otros temas, el análisis de la situación de las instalaciones de protección contra incendios y las recomendaciones priorizadas de mejoras que deben realizarse para subsanar las deficiencias detectadas, y que puedan servir de base para la realización de un “Plan Director” de inversiones.

El adecuado mantenimiento de las instalaciones de protección contra incendios se manifiesta como uno de los principales retos en la gestión del riesgo de incendio.

Con la optimización propuesta se persigue tanto la identificación de las carencias del sistema de mantenimiento implantado, como el apoyo a las personas responsables del mismo en la implantación de un programa adecuado a las características de sus instalaciones.

El análisis del mantenimiento tiene su punto de partida en las disposiciones establecidas tanto en la legislación y normativa técnica de referencia, como en las mejores prácticas internacionales que recogen las acciones requeridas para la correcta gestión del mantenimiento de las instalaciones de PCI.

Entre los puntos a analizar se encuentran:

  • La gestión de la documentación (libros de mantenimiento, partes de instalaciones, etc...)
  • La integración del programa de mantenimiento específico de las instalaciones PCI en el programa general de la industria.
  • El estado general de las instalaciones con identificación de síntomas de falta de mantenimiento.
  • La revisión de los contratos de mantenimiento y la homologación de los mantenedores autorizados.
  • La periodicidad de las operaciones de mantenimiento.
  • Y el análisis específico de las operaciones de mantenimiento.

Cómo en el caso de las auditorías, el trabajo se desarrolla en dos ámbitos claramente diferenciados: visita a las instalaciones para detección de síntomas y trabajo de gabinete para el análisis del aporte documental. Previamente a la visita de las instalaciones se mantienen contactos con los responsables de la empresa donde se recopila toda la información documental necesaria.

El objetivo es la redacción de un detallado informe donde se expondrán las posibles deficiencias en la gestión del mantenimiento de las instalaciones, y se presentarán las acciones o recomendaciones de mejora para la correcta gestión del mantenimiento de las instalaciones de PCI, con especial atención a las características específicas del cliente: tipo de instalaciones existentes, estado de las mismas, sistemas productivos, plan general de mantenimiento. Todo ello bajo un marcado carácter práctico con la inclusión de fichas de inventario, labores de mantenimiento para cada instalación y su periodicidad.

Para alcanzar la excelencia operativa, en MAPFRE Global Risks consideramos la tecnología un activo estratégico en nuestras decisiones. A través de nuestro servicio de diagnóstico termográfico podemos identificar con antelación, incluso de meses, los aspectos deficientes que podrían desembocar en una avería con parada de procesos o en el peor de los casos, en un incendio.

Esta técnica de mantenimiento predictivo permite registrar la temperatura superficial de los materiales mediante el empleo de cámaras con sensores del espectro infrarrojo, lo que aplicado a las instalaciones eléctricas facilita la detección segura de puntos anormalmente calientes.

Es aconsejable realizar una revisión anual de las instalaciones con la aplicación de esta técnica.

Nuestra metodología habitual de trabajo, incorpora aspectos tales como:

  • La inspección de las condiciones físicas, eléctricas y mecánicas del elemento, previa apertura de las cubiertas de los mismos, analizando los interruptores, mecanismos, cableado, disruptores y cualquier otro dispositivo de la instalación que registre carga eléctrica.
  • La elaboración de un informe técnico detallado incorporando, entre otras, la siguientes informaciones:
    • Ubicación exacta de los “puntos calientes” identificados.
    • Clasificación de la gravedad del hallazgo.
    • Diferencia de temperatura entre “punto caliente” y el área de referencia a la temperatura considerada como “normal”.
    • Posibles causas de incremento de temperatura.
    • Medidas de control.

    Sin duda, se trata de un de las técnicas de prevención más eficientes disponible en la actualidad, siempre que su aplicación sea a cargo de profesionales con la capacitación y experiencia adecuadas. Nuestros especialistas utilizan sistemáticamente esta técnica desde hace más de una década.

Considerando que la instalación eléctrica constituye una de las fuentes de ignición más habituales en el desarrollo del siniestro de incendio, este servicio supone una paso más, que completa el diagnóstico termográfico de instalaciones eléctricas, para el control y minimización de este tipo de riesgo.

La auditoría completa de la instalación eléctrica comprende los siguientes aspectos:

  • Informe termográfico
  • Inspección visual de los cuadros principales y secundarios.
  • Ensayos con instrumentos de medida.
  • Análisis sobre calidad de suministro eléctricos.

El alcance del diagnóstico termográfico se describe detalladamente en el apartado correspondiente. En cuanto a la inspección y análisis visual, éste se centra sobre todo la atención en la protección puestas en práctica contra los contactos directos y contra los contactos indirectos.

La verificación por examen que se realiza sobre las instalaciones eléctricas de baja tensión incorpora, entre otros, aspectos tales como:

  • Conformidad de la instalación con el esquema unifilar facilitado.
  • Eficacia de las protecciones contra contactos eléctricos.
  • Conformidad de los componentes a las condiciones ambientales.
  • Correcta utilización y modo de protección de los conductores y dimensionamiento de las protecciones contra las sobrecargas y cortocircuitos.
  • Conformidad de las prescripciones normativas en lo referente al seccionamiento de los conductores.
  • Adecuada tensión nominal de los conductores.
  • Sección mínima de los conductores conforme a las normas, y dimensiones físicas adecuadas de las conducciones (canaletas, conductos, tubos, etc.)
  • Idoneidad de las conexiones.
  • Correcta utilización de los colores de los conductores.
  • Accesibilidad de las tomas de tierra (arquetas, etc.).
  • Conexiones a la toma de tierra de las masas que puedan ser observadas directamente.

Cuando ello sea posible, se realizarán, además, ensayos de tensión y frecuencia, impedancia de lazo a tierra/línea, corrientes de cortocircuito/fallo, resistencia de puesta a tierra, y corrientes/tiempo de disparo de diferenciales.

Nuestro procedimiento de trabajo conlleva; inspección visual, ensayos (dando prioridad a aquellos sobre equipos que permiten proteger a las personas), y propuesta de actuaciones/recomendaciones para la subsanación de las deficiencias hallados en la instalación, con indicación de causas, localización y solución técnica aplicable.

Siempre un paso por delante

Uno de los pilares de la gestión de riesgos es la de proveer de un Plan B que responda de la manera adecuada ante una emergencia, y sobre todo, a su potencial impacto, tanto a nivel humano como de recursos. Por ello, suelen ser herramientas propias de gobiernos y empresas que, por su carácter, necesitan de una solución rápida y efectiva en caso de crisis.

Desarrollar un plan de contingencia comprende la toma de decisiones por adelantado sobre cuestiones relacionadas con la gestión de los recursos humanos y financieros, sobre la coordinación y los procesos de comunicación, y el conocimiento sobre todo tipo de respuestas, tanto técnicas como logísticas, y su comportamiento.

Su finalidad es evitar la confusión y el desorden propios de la aparición de algún evento que interfiera en el correcto funcionamiento de una organización, y es por ello que debe formar parte de su estructura de manera esencial.

Desde MAPFRE Global Risks, ofrecemos el más completo análisis de riesgos a los que se enfrentan las empresas y proyectos específicos de nuestros clientes, para aquellos momentos en los que el Plan A no se desarrolla como se espera. Para la más eficiente gestión de un plan de contingencia, llevamos a cabo una serie de medidas que optimizan la actuación en caso de que esta sea necesaria:

  • Respaldar aquellas operaciones de negocio que, por su naturaleza, tengan un mayor índice crítico, y establecer las líneas de actuación precisas para minimizar pérdidas.
  • Identificar los riesgos potenciales, que puedan interrumpir o dañar la correcta marcha de la actividad.
  • Priorizar esos mismos riesgos, de manera que la elaboración del plan de contingencia sea ágil, eficiente y equilibrado, ya que precisamente de lo que se trata es de encontrar el balance perfecto entre las incidencias que quizá no ocurran nunca y una preparación adecuada para ellas.
  • Definir las necesidades de la empresa, en caso de que se produzca una crisis, para que esta pueda seguir funcionando, aunque sea a menor escala.
  • Identificar operaciones ineficaces, u obsoletas cuando lo estén, encontrando nuevas formas de mejora y optimización del plan.

Nuestras actuaciones incorporan aspectos tales como:

  • Evaluación del riesgo.
  • Establecimiento de escenarios de trabajo.
  • Planes de operación en situación de crisis y recuperación normalidad.
  • Definición de equipos, roles y procedimientos.
  • Plan de comunicación interno y externo.
  • Respuesta a contingencias operacionales, catastróficas y ambientales.

MAPFRE Global Risks ofrece a sus clientes las claves y la inversión de tiempo y recursos precisa para adoptar una actitud proactiva ante las posibles incidencias que todo negocio puede sufrir, minimizando así los efectos; además, aportamos la asistencia necesaria para una pronta y efectiva recuperación, en caso de que los riesgos se vean materializados.

Vigilando el correcto avance

Este servicio está especialmente indicado en aquellas obras de construcción de larga duración y grandes recursos implicados, y en las que eventuales retrasos/desviaciones en su ejecución pudieran afectar a la cobertura ALOP (Pérdida de Beneficios Anticipada). Este control permite conocer la situación real de las condiciones de ejecución y avance de la obra, prestando especial atención a:

  • El grado de cumplimiento del Cronograma de Trabajos establecido en el Proyecto e incluido en póliza como referencia obligada.
  • Condiciones Generales de Seguridad de la obra en sus diferentes fases apreciadas durante las visitas de inspección.

Cada una de las visitas a la obra contempla los siguientes trabajos:

  • Reunión con la dirección de obra para tratar aspectos generales y conocer, de primera mano, la información sobre el desarrollo general de los trabajos, problemas surgidos, decisiones adoptadas, modificaciones sobre la planificación inicial, etc.
  • Comprobación in-situ del estado de puntos representativos o singulares (hitos principales identificados en el cronograma de trabajos).
  • Realización de reportaje fotográfico digital de los aspectos más relevantes apreciados.

La periodicidad de las visitas depende de la tipología, duración e hitos principales definidos en el proyecto de la obra siendo recomendable, al menos, una vez por trimestre.

La utilización de este servicio en obras de larga duración, permite al promotor actuar de manera preventiva disponiendo, así, de margen de maniobra suficiente para la toma anticipada de decisiones sobre eventuales medidas correctivas. Acciones que, por lo general, representan importantes ahorros económicos frente a una política de inacción por desconocimiento.