Papel

Papel

Desde el Área de Industria se ofrecen soluciones aseguradoras globales dirigidas a los actores más importantes y relevantes que intervienen en la industria de la cadena del papel: plantaciones para papel, industrias transformadoras, impresores, editores de libros o empresas de reciclaje de papel y cartón. En MAPFRE Global Risks ofrecemos las mejores soluciones de seguro directo y reaseguro instrumental en la industria del papel.

Para poder ofrecer las mejores soluciones a cada uno de nuestros clientes realizamos un constante análisis de los posibles riesgos, estudiando el sector, las necesidades y los recursos disponibles. Nuestro equipo humano está formado por valorados profesionales, con un amplio conocimiento del sector y con elevado rigor técnico: conocen las necesidades y riesgos de la industria papelera, lo que les permite asesorar sobre cuáles son las coberturas más apropiadas a través de una relación transparente y cercana con el cliente.

La industria del papel vuelve a crecer y abre un nuevo ciclo inversor que hay que proteger con una óptima gerencia de riesgos, en el conjunto de la Unión Europea las inversiones de la industria papelera crecieron un 2,2%, llegando a traducirse en un incremento del 23% en España. En MAPFRE Global Risks somos conscientes de la importancia de este crecimiento y, por eso, queremos acompañar a todos nuestros clientes en su crecimiento y desarrollo internacional, creando equipo y relaciones duraderas, dando respuesta a los constantes cambios con una adecuada gestión de los riesgos.

Las actividades de la industria del papel conllevan un importante movimiento de materiales característicos de las mismas, tales como madera, pasta, papel recuperado, productos terminados en bobinas, etc. que precisan de la utilización de diversos equipos de trabajo y de una correcta gestión de la planificación de los riesgos para su correcto desempeño.

En MAPFRE Global Risks disponemos de soluciones globales innovadoras para detectar y analizar las necesidades de cada caso y, de esta forma, conseguir que nuestros productos y servicios se adapten a nuestros clientes con las coberturas que necesitan en cada momento: protección de edificios e instalaciones fijas, maquinarias y equipos, mercancías o incluso el margen bruto o los gastos permanentes del negocio.