Transportes

Marine (Industria naval)

La industria del transporte marítimo asciende al 90% de las actividades comerciales del mundo y, tanto en la distribución de materia prima, como de productos finales preparados para el consumo, resulta una fase crítica y esencial de la cadena de valor, sobre todo, en el proceso globalizador en el que nos encontramos.

Además, durante los últimos 15 años la flota mundial disponible ha crecido significativamente, diversificando así la cantidad de carga en cada transporte. Los análisis realizados sobre los riesgos asociados al uso de cargueros y buques de carga determinan que estos tienen más probabilidad de sufrir un incidente, en comparación con el resto de la flota destinada a otros fines distintos del transporte de mercancías.

Para obtener operaciones de éxito en la industria naval, se requiere una flota de calidad y una plantilla formada que pueda minimizar los riesgos y mantener los estándares de seguridad exigidos. Así, la monitorización de los procesos operacionales y la reacción rápida a los potenciales problemas ante el más mínimo síntoma puede ayudar, sin duda alguna, a minimizar las situaciones de peligro y a mejorar los sistemas a bordo, reduciendo así al máximo, las probabilidades de un imprevisto.

Mientras que la industria del transporte marítimo se encuentra en pleno desarrollo, la naturaleza novedosa de algunos productos transportados y el cambio en algunos de los métodos usados por imperativo de la rentabilidad, introducen algunos nuevos riesgos, algo menos conocidos. Además, los cambios sufridos por esta industria no solo se ven afectados por el crecimiento de los mercados, sino también por los cambios en la legislación medioambiental, muchas veces relacionados e incidiendo directamente en el tipo de materiales permitidos en la construcción naval.

La mayoría de los riesgos dependen directamente del tipo de nave en cuestión, así como de la carga que transporte. Los expertos indican que, en contra de lo que se puede esperar, aquellos productos transportados de una mayor peligrosidad, como por ejemplo el gas, suelen tener menos índice de incidentes, y esto puede deberse precisamente a una gestión de riesgos impecable que ha sabido anticiparse, adaptarse y ajustarse a las amenazas específicas de cada caso.

Por todo lo anterior, MAPFRE Global Risks pone a servicio de sus clientes un equipo humano experto en la construcción y en todas las fases del transporte de la industria naval, capaz de optimizar los recursos disponibles de la compañía, siguiendo los más estrictos estándares de seguridad y legalidad, y sin descuidar nunca la optimización y la rentabilidad.

Operadores logísticos y de distribución

Operadores logísticos y de distribución