Operadores aeroportuarios

Operadores aeroportuarios

En MAPFRE Global Risks también estamos especializados en la gestión de los riesgos que asumen los operadores aeroportuarios. Dada la envergadura del negocio de este tipo de clientes, las compañías que gestionan los aeropuertos y helipuertos necesitan una serie de servicios totalmente especializados, como los que nosotros ofrecemos desde esta área de negocio en concreto.

Entre las principales coberturas de las que se benefician los operadores aeroportuarios que confían en nuestra marca, destacan la responsabilidad civil de operador de aeropuertos y la responsabilidad derivada de riesgos de guerra.

En el primer caso se cubren las lesiones personales o daños materiales ocasionados en las instalaciones del asegurado como consecuencia directa de los servicios que haya prestado o durante el transcurso de cualquier trabajo. Esta protección contempla cuando la causa proviene de una negligencia del asegurado o de sus empleados, o por un defecto en las instalaciones, talleres, maquinaria, equipo, etc.

Del mismo modo, los operadores aeroportuarios que confíen en MAPFRE Global Risks también tienen cubierta la responsabilidad civil por los daños materiales y personales causados a terceros, derivados del uso de vehículos y/o maquinaria dentro del recinto aeroportuario.

Además si el asegurado lo requiere, la póliza se extiende para cubrir la responsabilidad derivada de la actividad desarrollada por la torre de control aérea.

Nuestra misión es clara en este sentido: aportar soluciones globales e integrales a nuestros clientes, en las que primen la solvencia y la innovación. Las características que definen nuestras medidas son clave para cubrir los riesgos de estas empresas, que dado su carácter multinacional, siempre necesitan programas de seguros internacionales que puedan extenderse a cualquier parte del mundo.

Desde el área de Aviación y Espacio colocamos el eje de nuestro trabajo en la orientación al cliente. La técnica que hemos adquirido en cada sector nos permite gestionar de forma integral todas las necesidades en cuanto a riesgos que surgen durante el desarrollo de las respectivas actividades. Un único interlocutor con cada cliente facilita sobremanera la resolución de cualquier problema.

Además, no sólo nos centramos en ofrecer las coberturas que cada compañía precisa, sino que también asesoramos sobre el análisis y el tratamiento de riesgos para que cada cliente pueda tener una visión más detallada sobre el alcance que pueden tener sus acciones.