Aviación ejecutiva

Aviación ejecutiva

La Aviación Ejecutiva es un segmento dentro de la Aviación General, sin embargo por su importancia económica merece una mención independiente. Representa el 0,2% del PIB a nivel europeo. Dada la importancia que tiene este sector en la economía en general y en el desempeño de la actividad de las grandes empresas en particular, desde MAPFRE Global Risks hemos ideado una serie de coberturas que amparan los posibles riesgos que puedan acontecer en la Aviación Ejecutiva.

La Aviación Ejecutiva también recibe el nombre de “on demand”, ya que a diferencia del transporte aéreo regular, es la propia empresa la que marca los horarios y las fechas con el objetivo de aprovechar al máximo el tiempo disponible. Entre sus ventajas también destaca una mayor garantía de seguridad, donde entran en juego nuestros servicios.

A través de nuestra área de negocio Aviación y Espacio, garantizamos la protección de cualquier riesgo que tenga lugar en el sector de la Aviación Ejecutiva. La asistencia al cliente está plenamente asegurada en función de sus necesidades específicas. Podemos destacar la cobertura de cascos, la responsabilidad civil a terceros o pasajeros, o responsabilidad derivada de riesgos de guerra y la cobertura de accidentes tanto para sus tripulantes como para sus ocupantes.

Respecto a la cobertura de cascos asumimos todos los daños o pérdidas sufridas en la aeronave asegurada como consecuencia de algún riesgo ordinario derivado de la navegación aérea, por guerra, actos terroristas, huelgas, secuestro, etc. En este sentido amparamos los desperfectos ocasionados tanto en vuelo como en suelo o en los desplazamientos por tierra.

Además, también nos comprometemos a cubrir los repuestos, maquinaria, partes o equipos que se hayan perdido o dañado durante el incidente. Esta cobertura también se hace extensible al almacenaje o transporte de los mismos por cualquier medio por el que se lleve a cabo.

En MAPFRE Global Risks no sólo tenemos en cuenta las coberturas necesarias que garantizan el normal funcionamiento de la actividad de nuestros clientes, sino que como valor añadido, las diferentes empresas pueden contar con un asesoramiento 100% especializado en este tipo de riesgos.