Inicio > Revista Gerencia de Riesgos y Seguros > Entrevistas > “Espero ver una Europa menos dependiente, más descarbonizada y con menor escasez”

Antonio Nogueira Leite- Experto economista -Lisboa- Encuentro MAPFRE Global Risks

“Espero ver una Europa menos dependiente, más descarbonizada y con menor escasez”

El pasado 3 de octubre, se celebró en Lisboa el II Encuentro MAPFRE Global Risks con los principales brokers de seguros nacionales e internacionales donde se trató no solo la perspectiva macroeconómica de 2022 y 2023 y sus riesgos, sino también los principales riesgos en el sector seguros. Además de los principales responsables de la Unidad Global Risks, el invitado de honor fue Antonio Nogueira Leite, economista y antiguo Secretario de Estado del Tesoro y Finanzas, quien nos concedió, generosamente, una entrevista.

Estamos viviendo una situación realmente difícil: una crisis económica bastante profunda, justo después de una pandemia, que se complica con los problemas que acarrea la guerra en Ucrania. Con este panorama, ¿qué perspectivas económicas a medio y largo plazo podemos esperar para Europa? ¿Cómo puede afectar a la actividad aseguradora?

A corto plazo, esta sucesión de crisis tiene y seguirá teniendo un gran impacto en Europa. La inflación que se venía observando por cuellos de botella logísticos y en algunos mercados tras la recuperación de las economías al término de la fase más aguda de la pandemia ha experimentado una aceleración notable tras el inicio de la guerra, sobre todo por la subida de los precios del combustible y de la energía. Dado que la mayoría de los procesos de producción dependen de la energía, así como toda la cadena logística, esta subida de precios se ha extendido a toda la economía, agravando los efectos que se venían sufriendo desde 2021. Además, la escasez de suministro de gas natural debido a la excesiva dependencia de una de las partes beligerantes ha acentuado estos efectos. La inflación, aunque ha sido originada por variaciones importantes en la oferta, ha provocado un cambio en la política monetaria, con un aumento de los tipos de referencia por parte de varios bancos centrales, incluido el Banco Central Europeo (BCE). Este cambio de política, que afecta a la actividad de las empresas y las familias, se suma al deterioro de las expectativas por la guerra, lo que lleva a un importante enfriamiento de la actividad, que debería observarse de forma significativa en 2023.


¿Qué se puede hacer para evitar que se repita una crisis de suministros como la que vivimos hace unos meses?

Europa está trabajando para reducir la dependencia energética, mucho más debilitante en el centro del continente que en la Península. No obstante, la crisis anterior nos enseñó que existen riesgos para el suministro de muchos productos y materias primas además de la energía. Corresponderá a las empresas reflexionar, y actuar en consecuencia, sobre las debilidades a las que se enfrentan debido a la creciente reubicación de sus cadenas de valor para 2020 y cuál es la mejor manera de seguir siendo competitivas a nivel mundial, teniendo en cuenta que no deben seguir estando tan expuestas a los riesgos de desastres naturales, como la pandemia, o geopolíticos, como la invasión rusa en Ucrania.

No puede descartarse en este momento una recesión en 2023, dada la incertidumbre de las razones que subyacen a la crisis

La subida de tipos puede tener sobrecostes en la financiación de grandes infraestructuras, ¿qué consecuencias puede tener esta situación?

La subida de tipos podría afectar a la financiación, que ahora es más cara. Considero que es igual de grave el aumento de los costos de muchas materias primas, bienes intermedios, transporte y costos de energía, y afecta a los costos de construcción e instalación. Creo que muchos necesitan una reestructuración financiera y pueden llegar a sufrir retrasos considerables, además de los inevitables sobrecostes que ya conocemos hoy.


Los precios de la energía llevan meses subiendo de forma considerable. ¿Qué situación podemos esperar a corto y medio plazo?

A corto plazo, somos muy dependientes de las circunstancias en las que iniciamos esta crisis, del comportamiento de muchos agentes y países más allá de Rusia, como la reciente decisión de la OPEP de recortar la producción y la lenta adaptación de las infraestructuras y operadores energéticos. A medio plazo, espero ver una Europa menos dependiente, más descarbonizada y una corrección de precios más acorde con los costes de producción y que refleje una menor escasez.


No existen recetas económicas mágicas para hacer frente a la situación que estamos viviendo, pero ¿qué reformas deberían acometerse a nivel global para que esta situación fuese más fácil para todos?

En el caso de Europa, es evidente la necesidad de reducir la dependencia energética de Rusia buscando nuevos proveedores, algo que se está haciendo, así como acelerar las iniciativas para descarbonizar las economías y la producción de energía. De hecho, esta respuesta está en línea con el programa de respuesta actual de la UE a la COVID, en el que la descarbonización es uno de los pilares esenciales del esfuerzo inversor que los países están haciendo para responder a los efectos de la pandemia. En la última crisis del petróleo, en los años 1979-1980, parte de la respuesta se basó en tratar de reducir la dependencia de la producción de petróleo de Oriente Medio y el Golfo Pérsico.


La inflación en Portugal, igual que está ocurriendo en el resto de los países de la Unión Europa, está alcanzando cifras no vistas desde hace décadas. En su opinión, ¿qué medidas son necesarias para hacer frente a esta situación?

Estamos alcanzando valores cercanos al 10 %. Las autoridades portuguesas son muy optimistas respecto a una rápida caída de la inflación en 2023 y reflejan esta proyección en las medidas previstas para el próximo año, pero yo creo que debemos tener cierta cautela por el momento. De hecho, se prevé una serie de diferentes escenarios para los próximos tiempos con una probabilidad de incidencia nada despreciable; ya sea por la incertidumbre inherente a la guerra, la magnitud del impacto de las armas económicas utilizadas por las partes beligerantes y otros participantes en una guerra híbrida, o la capacidad de los instrumentos de política monetaria y presupuestaria para controlar la inflación en las principales economías durante el periodo previsto actualmente. En este contexto, la previsión económica a corto y medio plazo es hoy un ejercicio muy arriesgado y la fiabilidad de los resultados debe tomarse con cierta precaución.

Antonio-Nogueira-Leite

 Antònio Nogueira Leite

De hecho, estamos ante una crisis simultánea en las economías más relevantes y el rumbo de las políticas de estabilización es, en gran medida, acorde al carácter más restrictivo de la política monetaria, como ya he comentado. Sin embargo, convendría recurrir a lo que hemos aprendido del pasado (de las crisis del petróleo de 1973-1974 y 1979-1980) y concluir que, cuando las expectativas de resolución inicial de la crisis se ven superadas por la dimensión que llegan a alcanzar realmente, y se hacen necesarias más medidas, los costos de ajuste podrían acabar siendo considerablemente más altos de lo previsto inicialmente. Esto significa que debemos esperar el mejor escenario, pero también estar preparados para un escenario más complejo y prolongado en el que será necesario ayudar a los más desprotegidos en un contexto en el que la política fiscal no aumente lo que la política monetaria tratará de reducir: la inflación.


El riesgo de recesión es algo que planea en estos momentos sobre las economías occidentales, ¿podremos escapar de ella?

No puede descartarse en este momento una recesión en 2023, dada la incertidumbre de las razones que subyacen a la crisis, a lo que se suma la incertidumbre sobre el impacto en el crecimiento de los instrumentos utilizados para combatir la inflación, principalmente el carácter restrictivo de la política monetaria. En algunos países, como Portugal, las autoridades mantienen una visión optimista en línea con las declaraciones iniciales sobre la inflación, en las que se considera que es esencialmente importada. Personalmente, no comparto una visión tan optimista. Creo que son más prudentes las recientes declaraciones de Philip Lane e Isabel Schnabel, que afirman que hay que mirar la información cuantitativa que vamos obteniendo y afinar la respuesta a la crisis según la evolución de los datos. Ya hay un componente importante de la inflación que es endógeno y derivado de los efectos desencadenados y que aún está por ver: cómo se reacciona ante la subida de tipos y cómo afecta esta subida a los componentes reales de la economía. Tendremos que seguir la situación con mayor atención en los próximos meses, esperando lo mejor, pero preparándonos para la posibilidad de enfrentarnos a ciertas dificultades que a día de hoy son inesperadas.

 

Perfil de Antonio Nogueira Leite:

Nació en 1962. Es licenciado en Economía por la Universidad Católica Portuguesa y tiene un máster y un doctorado en Economía por la Universidad de Illinois. Entre 1988 y 1996 fue consultor de varias instituciones nacionales e internacionales, como el Banco de Portugal, la OCDE y la Comisión Europea.

En 1999 fue nombrado Presidente del Consejo de Administración de la Bolsa de Lisboa y miembro del Comité Ejecutivo de la Asociación Iberoamericana de la Bolsa. De octubre de 1999 a agosto de 2000, fue Secretario del Departamento de Hacienda y Finanzas y vicegobernador del Banco Europeo de Inversiones. Ocupó cargos en el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo y en el Fondo Monetario Internacional y fue miembro del Consejo Económico y Financiero de la Unión Europea. También ha sido Vicepresidente del Consejo Asesor de Banif (Banco de Investimentos S.A.), Presidente del Consejo General y Supervisor de OPEX, S.A.

António Nogueira Leite es miembro del Consejo Asesor de la Asociación Portuguesa para el Desarrollo de las Comunicaciones desde el año 2000.

Desde 2008, es director no ejecutivo del Consejo de Administración de EDPR.

donwload pdf
Brasil se suma al impulso sostenible

Brasil se suma al impulso sostenible

La región cuenta con una de las matrices eléctricas más sostenibles del mundo, con aproximadamente un 85 % de fuentes renovables y planea celebrar su primera licitación de eólica marina en 2023. Analizamos sus proyectos más importantes y su papel en el mercado...

leer más
MAPFRE Global Risks, primera aseguradora en la AeH2

MAPFRE Global Risks, primera aseguradora en la AeH2

La Asociación Española del Hidrógeno aglutina a casi 300 asociados, desde pymes hasta multinacionales, y este mes de noviembre celebra su 20 aniversario. La incorporación de MAPFRE demuestra su compromiso por la sostenibilidad al perseguir la descarbonización.  ...

leer más