Alimentación

Alimentación

Desde las distintas administraciones existe una elevada preocupación por la seguridad alimentaria de los consumidores. Se trata de una industria que despierta una gran sensibilidad por el consumo humano, que requiere de rigurosas medidas de control y gestión de los riesgos. Además, la industria alimentaria se compone de un gran número de sectores con complejos procesos globales que necesitan un elevado rigor técnico y un especializado equipo humano.

En MAPFRE Global Risks conocemos las complejidades de los procesos de la industria alimentaria, un sector cada vez más cambiante y competitivo que requiere de las mejores soluciones aseguradoras para la protección del negocio. Por eso nuestra estructura organizativa se plantea dar respuesta a todas las necesidades del sector de una forma global, flexible y eficaz: un solo equipo de Suscripción, Siniestros y Otros Servicios altamente especializado evalúa los riesgos, la exposición catastrófica o la valoración de activos en función del marco jurídico de cada país ofreciendo la mejor solución en cada momento.

En MAPFRE Global Risks apoyamos a nuestros clientes para implantar y desarrollar una adecuada política de gerencia de riesgos, desarrollando relaciones sólidas y a largo plazo, y construyendo soluciones innovadoras para evitar y prevenir posibles daños que pueden suponer la suspensión total o parcial de la actividad: daños indirectos por incendio, explosiones de vapores inflamables, averías de equipos y maquinarias, daños a mercancías refrigeradas, pérdidas de productos únicos, robo, dependencia de proveedores, etc. Además, nuestras soluciones para la industria alimentaria también incluyen protecciones por daños a terceros o empleados causados durante el desarrollo de la actividad, así como, soluciones dirigidas a mitigar y gestionar los riesgos financieros de las grandes corporaciones alimentarias.

En este sentido, y más en una industria tan sensible como la alimentaria, desarrollamos las implicaciones aseguradoras necesarias para la inspección de riesgos, la identificación de cúmulos y el cálculo del Valor Máximo Expuesto (VME) y Pérdida Máxima Probable (PML).